Crisis de la contaminación de China inspira una inquietante exposición de arte

1

El día que aparecieron 16.000 cerdos muertos flotando en un río de Shanghai el año pasado, se formularon un montón de preguntas acerca de las condiciones ambientales de China y desencadeno una molestia general en la población.

Ahora, los cerdos han ayudado a inspirar una exhibición muy llamativa en el museo de arte contemporáneo de Shanghai, the Power Station of Art.

El espectáculo, llamado The Ninth Wave (la novena puerta), abrió este mes y cuenta con el trabajo de un  artista contemporáneo chino, Cai Guo-Qiang. Su propuesta es provocadora e inquietante. Además de tener una gran aceptación, llegando a los 20000 visitantes hasta ahora, siendo la exposición con mayor cantidad de visitantes en la historia del museo.

En la exposición el artista desarrollo un barco de pesca de tamaño real con un casco con incrustaciones de percebes que se encuentra en el atrio cavernoso del museo. Cubriendo su borda con animales de todo el mundo: tigres, pandas, leopardos e incluso un elefante. Todos ellos parecen enfermos.

Los  visitantes captan inmediatamente el mensaje.

“Siento  que Cai Guo-Qiang está tratando de mostrar que la supervivencia de los animales en el medio natural es como nuestra propia supervivencia”, menciona Rachel Wang, profesora de arte en Shanghai, la cual llevó a su hijo de 10 años de edad, Jerry, para ver la exposición.

Otro visitante, Chen Xiaomei, un gerente jubilado de una gran empresa de desarrollo de bienes raíces aquí, se siente muy perturbado por lo que ve.
“Sentí en mi corazón que lo que le puede ocurrir a los animales  lamentable”, dice Chen, de 66 años, que lleva perlas y una blusa de color naranja brillante. “Están a punto de morir y se aferran a el Arca de Noé, tratando de sobrevivir.”

Cai Guo-Qiang dice que el barco se inspira en una pintura rusa del siglo 19 llamada The Ninth Wave, que representa a los supervivientes de un naufragio que se aferra en un mástil a la deriva como choque de las olas en el fondo. Cai acota además que cuando trabajaba en el barco, pensaba también en la marea de cerdos muertos del año pasado.”Mi sensación era como la de todos los asistentes. “Lo de los cerdos muertos realmente fue una cosa inaceptable y escandalosa”

2
Los animales en el barco no son reales. Cai los fabrico con lana y espuma de poliestireno.

Entregó el barco dentro de  una barcaza, lo cual creo una  imagen muy  llamativa, ya que pasó junto al reluciente distrito financiero de Shanghai, hogar de algunos de los edificios más altos del mundo.

“Debido a que Shanghai tiene el río Huangpu, pensé que lo mejor sería un barco, además, el museo está al lado del río, por lo que si usaba un barco como el Arca de Noé para enviar los animales, la sensación creada sería maravillosa y además el mensaje de la obra podría llegar a la ciudad y las masas con facilidad “.

the Power Station of Art abrió sus puertas en el 2012 , está alojado en el interior de una planta de energía convertida, que tiene un valor de espacio de exposición de más de dos y medio campos de fútbol, la misma tiene un parecido con la Tate Modern de Londres.

3

Una de las obras de Cai presentente en el museo tiene un mensaje altamente político. Se llama Head On, y cuenta con decenas de lobos saltando a través de una habitación enorme y que se estrellan contra un muro de cristal. La obra se estrenó en Berlín en 2006 y habla de los peligros de la ideología y la mentalidad. Algunos visitantes, sin embargo, ven paralelismos con la  caótica historia política  de China.

“Algunos pueden pensar que esto es sobre el Muro de Berlín, pero creo que se trata de problemas en China, es un reflejo de la Revolución Cultural.”, dice Li Hongyude 40 años

Haciendo una acotación para los asiadictos, la Revolución Cultural fue una pesadilla política que ocurrió entre 1966 y 1976, creada por Mao y sus seguidores, se estima que al menos 1 millón de personas murieron.

A pesar del tema delicado de la exposición, Li Xu, subdirector del museo  dice que el gobierno local no se opuso al contenido.

“Cuando acompañé a los funcionarios gubernamentales para ver la exposición, muchos de ellos quedaron encantados, a sabiendas que  los medios de comunicación públicos chinos ya no pueden evitar discutir acerca del problema ambiental, la gente mira  muchos periódicos, muchas revistas, todos discuten la contaminación y cómo controlarlo, por lo que esta exposición caía en el momento exacto de la realidad china”

Personalmente pienso que este tipo de exposiciones ayudan no solo a crear una conciencia ambiental, sino que además poco a poco ayudan a que la libertad de expresión  en China mejore  asiadictos. Ojalá y sigan mostrando este tipo de propuestas, no solo en China sino en todo el mundo

 

Juan Osorno (Magus)

Juan Osorno (Magus)

Se dedica al desarrollo web y al marketing online, un ferviente amante de la cultura asiática, estudiante de teatro, poesía e ingeniería en sistemas. Todo un crisol de pasiones .

También puedes leer...

Comments