Gabriel García Márquez es furor en China

1No cabe duda que cien años de soledad de Gabriel García Márquez es una de las obras cumbre de la literatura latinoamericana,considerada una obra maestra de la literatura hispanoamericana y universal y siendo una de las obras más traducidas y leídas en español. Su éxito no se ha limitado al mundo occidental, sino que también ha logrado tener un lugar muy especial para los lectores chinos.

En los últimos años, Cien años de soledad ha sido la obra de ficción extranjera más vendida en el gigante asiático, Ni siquiera los últimos bestseller internacionales, como el código Da Vincie o 50 sombras de grey han podido menguar su éxito, lo cual acotando mi opinión personal demuestra que la verdadera buena literatura siempre estará un paso adelante que el resto de libros movidos por moda y simple mercadeo vacío.

Según las cifras de la editorial Thinkingdom (南海出版社), el cual lanzó la obra en el 2011, se han impreso cerca de dos millones y medio de ejemplares desde entonces.

Algo que realmente impacta del éxito de esta obra latinoamericana es al analizar la ideosincracia del chino junto con su extenso mundo editorial, donde es norma que los clásicos contemporáneos propios (Mo Yan, Yu Hua o Yan Lianke) y los autores jóvenes  de novelas para adolescentes (Guo Jingming, Han Han o Xin Yiwu) sean los que normalmente lleven la delantera en la industria.

Fan Ye, profesor de la universidad de Pekín y traductor de Cien años de soledad jamás se imagino del éxito que iba a lograr la obra en su país y explica que el solo pensaba en como verter la esencia de la obra de márquez al lenguaje chino.

Cien años de soledad ya había sido todo un fenómeno cultural en China en  los 80, en un momento histórico en la que el pueblo chino intentaba recuperarse de la lamentable Revolución Cultural (1966-1976), cuando se prohibió la literatura extranjera y se cerraron escuelas y universidades.

Para ese momento, los escritores  comenzaron a descubrir a sus contemporáneos occidentales, entre los que destaco la  obra de García Márquez, a quien gracias a su premio Nobel del 82, le dio un impulso definitivo en China. “En aquel momento, lo más semejante a China, fue la literatura latinoamericana”, compartían esa esencia, ese dolor e incomprensión social, explica Zhao Deming, catedrático de la Universidad de Pekín.

Es un orgullo el ver como la literatura latina cala en la mente del lector asiático, pero sobre todo es muy interesante el darnos cuenta de los lazos que comparten los países latinos con china, pueblos que han sufrido pero que se han reinventado a sí mismos para superarse día a día

Juan Osorno (Magus)

Juan Osorno (Magus)

Se dedica al desarrollo web y al marketing online, un ferviente amante de la cultura asiática, estudiante de teatro, poesía e ingeniería en sistemas. Todo un crisol de pasiones .

También puedes leer...

Comments