El Festival de la Claridad Pura (Qingmingjie)

  • China Marks Tomb-Sweeping Day
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Durante tres días, se  acude a los cementerios a quemar dinero falso, ropa y otros bienes para enviar a los familiares fallecidos. Esto es el festival chino del Qingmingjie.

La Fiesta de la Brillante Claridad, también denominada el Día de los Difuntos o Qingmingjie 清明节 ( Qing: claridad, Ming: brillo, Jie: Fiesta ) es una de las fiestas más importantes para los chinos y equivale a la fiesta cristiana occidental de ¨Todos los Santos¨ . En  el Qing Ming se cree que las almas vuelen a la tierra, como en la noche de los muertos occidental.
La Fiesta de Qing Ming es un festival tradicional del gigante asiatico, siendo el festival más importante para sacrificio y  adoración en las tumbas. De acuerdo con las viejas costumbres, la gente tiene que llevar la comida, frutas, vino, el papel moneda y otros artículos al cementerio para así ofrecer sacrificios en la tumba de las familias, luego se quema el papel moneda, se agrega  nueva tierra a la tumba, algunas ramas frescas para finalizar comiendo y bebiendo
A lo largo de esta jornada, que este año y el próximo coincidirá con el 5 de Abril, los chinos recuerdan a sus antepasados. Como costumbre se aprovecha el ir  hasta el cementerio y limpiar las tumbas, como si del día de Todos los Santos se tratara.
Existe una leyenda que se asocia al origen de la celebración del Qingmingjie, que está emparentado con el día Hanshi, que literalmente significa: el día de la cena fría. En el reino de Jin, que actualmente conocemos como la provincia de Shanxi, vivió un hombre llamado Jie Zi Dui, quien murió en el periodo conocido como primavera y otoño, exactamente en el año 636 a.C. Jie Zi Dui era uno de tantos seguidores de Ji Chong’er antes de que se convirtiera en el gobernador del reino de Jin y cuenta la tradición que durante un periodo de exilio de Ji Chong’er, que duró 19 años, y en momento de absoluta carestía, Jie Zi preparó una sopa de carne para su señor, quien quedó fascinado por el platillo y ordenó investigar el origen de la carne; posteriormente se supo que Jie había cortado de su propia pierna para satisfacer el apetito de su señor. Ji Chong’er prometió nunca olvidar la anécdota y compensar en algún momento las atenciones de Jie Zi, quien era del tipo de personas humildes más enfocado a la contemplación y oración que a la vida mundana. Cuando Ji Chong’er alcanzó el nivel de duque y gobernador del reino, comenzó a recompensar a toda la gente que le ayudó en su periodo de exilio y cuando llegó la ocasión de agradecer a Jie por el favor de alimentarlo, este se rehusó a recibir algún tipo de dádiva y se alejó al bosque con su madre. Ji Chong’er ordenó a sus tropas quemar el bosque (que actualmente es el poblado conocido como Jiexiu, que significa: el lugar donde Jie descansa por siempre), como advertencia para que Jie saliera y recibiera el premio de gratitud. Jie y su madre murieron quemados y Ji lo recordó con remordimiento el resto de sus días. A partir de ese día se prohibió que cada aniversario del suceso se cocinara comida caliente; de allí parte la tradición de la cena fría. La tradición cobra fuerza durante la Dinastía Tang, siendo el emperador Xuanzong, en el año 732, quien observa a las familias pudientes practicar ceremonias y ritos extravagantes, para conmemorar la partida y aniversarios de sus difuntos. Xuanzong ordena que sea únicamente durante el Qingmingjie cuando ese tipo de celebraciones se puedan llevar al cabo. El rito cobra fuerza también a partir de un poema de Du Mu, coetáneo de Li Po (el poeta más grande que ha dado la literatura china). El título del poema es Qingmingjie y dice: “La llovizna cae en el día de luto / el doliente se quiebra en el camino / preguntando a un pastor por dónde encontrar una taberna / quien le señala la aldea Xing Hua.Existe en la tradición china otro rito llamado el Yu Lan, o día del espíritu hambriento, que se conmemora el día 15 del séptimo mes lunar en el calendario chino, de hecho, el séptimo mes en la tradición china es considerado el mes del espíritu (鬼月), cuando se cree que los fantasmas y espíritus de los ancestros ascienden desde los “bajos dominios”. El principal punto del día del espíritu hambriento es la creencia de que los fieles difuntos emergen de lo subterráneo – en espíritu –, para visitar a sus seres queridos. Ya sea taoísta o budista, ambas religiones celebran rituales durante este día, con el fin de absolver y expiar las culpas y sufrimientos de sus difuntos. Es durante el Yu Lan cuando se queman incienso y artículos a base de papel maché. Otra diferencia a mencionar entre ambos rituales, es que en el Qingmingjie únicamente se le rinde culto a los muertos adultos y en el Yu Lan, son incluidos además los muertos infantes. Una de las festividades que llama particularmente mi atención – ya que se anuncia original y un mundo aparte de lo que en occidente conocemos sobre el culto a los muertos –, tiene qué ver con linternas colocadas sobre botes de papel, que se echan al agua con el fin de ayudar a los espíritus perdidos a retomar su camino.

Sería una gran experiencia vivir de cerca esta actividad asiadictos y así entender mejor a la sociedad china.1 2 3 4

Juan Osorno (Magus)

Juan Osorno (Magus)

Se dedica al desarrollo web y al marketing online, un ferviente amante de la cultura asiática, estudiante de teatro, poesía e ingeniería en sistemas. Todo un crisol de pasiones .

También puedes leer...

Comments